sábado, 19 de mayo de 2012

Cristales I Gemas: para que sirven..


Para que sirven los Cristales y las Gemas





En la antigüedad, al uso de cristales se lo consideraba como prácticas de las antiguas culturas: egipcios, fenicios, celtas e indios chamanes, entre otros.
Sin embargo, hoy en día la ciencia está comprobando la utilidad y funcionamiento de los cristales como transmisores y receptores muy precisos y exactos, de hecho se utilizan en aparatos sofisticados de electrónica, satélites, naves espaciales, y muchos más. Incluso en nuestros relojes.
Al utilizar cristales para curación, se trabaja con los sistemas que alimentan los niveles celulares y moleculares del cuerpo humano. Los cuarzos tienen efectos poderosos para corregir los patrones de energía normal que pueden ser la causa de molestias o enfermedades. Mientras que se administra un medicamento o cirugía para arreglar el padecimiento en el cuerpo físico, los cristales trabajan con las energías sutiles o etéricas movilizando la energía estancada, al mismo tiempo que estabilizan los niveles de conciencia, por lo que se está efectuando curación con energía pura.

Los cristales de cuarzo actúan como transformadores y amplificadores de energía, equilibrando y re-energetizando los sistemas biológicos desde su nivel celular, por medio de vibraciones oscilantes. El cuerpo humano tiene la capacidad de regenerarse a si mismo, puede observarse al restablecerse un hueso de una fractura, o al cerrar una herida. Aquí es donde es muy importante estar concientes de las formas de pensamiento que están ligados directamente a las emociones, por lo cual es posible armonizar los estados emocionales o mentales, y liberar las formas de pensamiento negativas acumuladas.
El cuerpo humano es un mecanismo complejo y completo, es toda una maquinaria sofisticada, la cual desde el punto de vista de la medicina se ve como un grupo de órganos, sistemas, red de nervios, vasos sanguíneos, músculos, piel y huesos. Pero en realidad, el cuerpo físico es un campo de energía especializado, en equilibrio dinámico con sistemas superiores de energía que lo alimentan a nivel celular. Esta alimentación se recibe a través de los meridianos y puntos de acupuntura que corren a través del cuerpo, suministrándole el fluido de energía que requiere cada órgano. Asimismo, corrientes eléctricas fluyen a través de los conductos, las cuales asisten en los fenómenos como cicatrización de una herida, el crecimiento y la reparación interna en general.

A esta energía vital, los chinos la llaman "Chi", los hindúes le denominan "Prana", los japoneses la llaman “Ki”. También existen otros cuerpos sutiles, que hoy en día ya se pueden observar a través de aparatos especiales, como las cámaras kirlian, que permiten ver claramente las diferentes capas de luz de color o energía que rodean al cuerpo humano, tales como el cuerpo Emocional, el cuerpo Mental, el cuerpo Espiritual. El cuerpo emocional se influye por todos los aspectos emotivos a los que se enfrenta el ser humano en su diario existir.
Estas emociones afectan o estimulan las glándulas que controlan los procesos electroquímicos de las células.
Por ejemplo, si una persona guarda sentimientos de tristeza, enojo, coraje, etc., causa cambios en la mezcla de químicos dentro del organismo… y a la larga podría generar una enfermedad.
El cuerpo mental se influye por todos los procesos cerebrales, como el miedo, la confusión, la depresión, el estrés. Estos pueden afectar las formas de pensamiento causando un desbalance. El cuerpo espiritual es aquel que se ve influenciado por la creencia de fuerzas superiores, la fe. Si una persona se siente que es una entidad aparte del Creador del universo, entonces este aislamiento crea desesperación que afecta todos los niveles de la mente, al mismo tiempo que altera las emociones y el funcionamiento cuerpo físico.
Si esto persiste por mucho tiempo, los órganos se afectan, y hay riesgo de enfermedad y finalmente muerte.

Un sanador holístico o que practica la medicina cuántica, es aquel que debe equilibrar todo: mente, cuerpo y emociones.
El ser humano no es solo un cuerpo, o un órgano o una mente. Debe ser tratado como un ser completo, holísticamente (viene del griego "holos" que quiere decir "todo").Cualquier cosa que prive a las células de recibir su suministro adecuado de energía, provoca su debilidad enviando un mensaje al cerebro para solicitar energía que alivie el problema.

Si el cerebro esta escuchando el mensaje correcto, entonces enviará suficiente bioenergía y la célula se recuperará. Cuando la mente se altera o se influencia de alguna manera negativa, no puede responder a las solicitudes internas que recibe. El cuerpo se desbalancea, de la misma manera que una computadora cuando se satura de información, opera de forma inadecuada, entonces los procesos lógicos de respuesta no pueden funcionar como debe de ser y responde de formas imprevistas o equivocadas. Actualmente, los doctores y fisiólogos están tratando de entender que el cuerpo físico es en realidad un cúmulo de partículas de energía las cuales tienen características de frecuencia, que es lo que determina la densidad de la materia, ya sea física o etérica.

Se esta entrando en una nueva era de medicina cuántica, en la cual los profesionales de la salud utilizarán sistemas de curación como los cristales, elixires de gemas, esencias de flores, remedios homeopáticos, y tecnologías relacionadas con la acupuntura. Esto es la medicina holística, se trabaja con el cuerpo físico, mental, emocional y espiritual. Estos cuerpos están interconectados y se afectan entre sí. Actualmente hay especialistas para curar las áreas físicas, otros para curar las emociónales y otros para las mentales.
Pero, en realidad, los tres cuerpos no son independientes, sino que trabajan en conjunto y el estado en que se encuentran, es lo que conforma la realidad de lo que es el ser humano en si.

Se ha llegado a la conclusión de que la mayoría de las enfermedades son psicosomáticas, ya que comienzan desde un desajuste en la mente, como puede ser inferioridad, culpabilidad, etc., un desajuste en las emociones,
como puede ser rencor, odio, profunda tristeza, etc., y finalmente afectan el cuerpo físico comenzando por un breve molestia, después dolor constante, y si persiste el desequilibrio, se convierte en un padecimiento o enfermedad
Einstein explico: "La energía no se crea, siempre existe, y no se destruye, solamente se transforma por medio del pensamiento o voluntad de quien la maneja".

Esto nos da a entender que somos totalmente responsables de lo que sucede dentro y fuera de nosotros, ya que todos los patrones de pensamiento afectan y movilizan energías.

Al utilizar cuarzos y cristales para curación, se esta induciendo estabilización, equilibrio, fortalecimiento del sistema inmunológico, estimulando al cuerpo para que se regenere a si mismo, logrando un total balance. Estas técnicas con cristales, ayudan a los métodos convencionales de la medicina, a acelerar el proceso de curación.

Todas las personas son sanadores, de hecho desde que se es pequeño, cuando siente algún dolor, la madre le pasa la mano por el área afectada, y el niño siente confort, tranquilidad, y se le alivia la molestia. Simplemente con la voluntad de darle ayuda y tranquilidad, se esta manejando energía. Otro ejemplo es cuando sentimos agotamiento o cansancio, nos pasamos las manos por la espalda, como dando masaje, nuevamente aquí se esta movilizando energía que esta estancada.

Realmente para manejar energía, no se requiere grandes habilidades, pero si es necesario estudiar, practicar las teorías y ser constante, para lograr dominar las diversas técnicas que permiten utilizar energía para cada caso en particular. Es importante aclarar que los cristales no son una prescripción médica, ni tampoco se les puede considerar como artículos que hacen milagros. Son simplemente herramientas que poseen fuerza vibratoria que sirven para ayudar a un cambio, guiado por la propia fuerza de voluntad de quien los utiliza.
 
 

   Sibila.                                         


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada