martes, 30 de agosto de 2011

Más allá de la Melancolía



Las emociones no son "buenas" o "malas" en sí mismas. Un sentimiento es una energía que siempre puede aprovecharse. El estado de ánimo que la gente más se esfuerza por superar es la melancolía, el sentimiento de tristeza.

Es como una exigencia deshacer rápido de algo que se entienda inmediatamente como "negativo". De ahí que, como ha quedado demostrado en investigaciones psicológicas, las personas muestren más inventiva cuando tratan de liberarse de un estado de melancolía.

Esto nos está diciendo que no toda tristeza debe evitarse. Como cualquier emoción, la melancolía puede tener sus beneficios. Esta es la principal enseñanza que nos da la inteligencia emocional: nada es negativo en sí mismo. .Toda emoción es una fuerza que puede aprovecharse en beneficio propio, aunque en su origen sea negativa.

Reestructura cognitiva. A pesar de su complejo nombre, este recurso, quizás el antídoto más potente contra la melancolía y muy poco utilizado fuera de la terapia consiste simplemente en ver las cosas de una manera distinta.
                                                                          


Por ejemplo: lamentarse por una ruptura sentimental es natural, y hasta necesario porque de alguna forma se esta valorando esa relación que termino. Pero regodearse en pensamientos autocompasivos y jugar con la idea de que no se volverá a vivir una relaciona si, solo alimentara la desesperación.

En cambio, retroceder y pensar en los aspectos en los que uno y su ex pareja no coincidían, y que pueden explicar el proceso de la ruptura es decir, verlo de una manera distinta y mucho mas positivo es un eficaz antídoto contra la tristeza.

                                                                                    

Acción en lugar de contemplación. Otro recurso es corregir la tendencia natural de la depresión, que es aislarse y centrarse en la propia tristeza. Para alejar la idea de que nuestro problema es el peor, basta con ponerse a ayudar a otra persona con problemas. Es falso que si uno los tiene no puede ocuparse de otros. En realidad, esta actitud pone en marcha recursos que fortalecen la estima.
                                                             

Trabajar las asociaciones. Además de su contenido, los pensamientos se asocian en la mente también por el estado de ánimo. Las personas melancólicas suelen crear redes de asociaciones muy fuertes. Cuando una persona tiene un pensamiento deprimente, puede empezar a asociar todo lo que le sucede con ese estado de ánimo.

Por ejemplo: determinada canción pasara a ser un mal recuerdo porque la escucho en el momento en que la melancolía lo atrapaba, y cada vez que la oye ahora vuelve por un momento a ese estado.

http://sp1.fotolog.com/photo/49/6/35/torioka/1228179516939_f.jpg
 
 
Sibila.
 
 
 
 

 

 
 
http://4.bp.blogspot.com/-4Fce0YynP4o/ThMmUZCJLJI/AAAAAAAAEdM/gt66s6Ccreg/s800/melancolia.JPG

No hay comentarios:

Publicar un comentario